martes, 1 de diciembre de 2009

El origen de la ciudad de Madrid

La fundación de la ciudad de Madrid se llevó acabo en el siglo IX, durante la dominación árabe de la Península Ibérica.

Sin embargo, existen restos arqueológicos anteriores a esta época por la región de Madrid. Hay que tener presente que la zona era rica en ríos y arroyos, abundaban los pastos y bosques, y es por ello que desde la prehistoria, el valle del Manzanares ha sido visitado por nómadas del Paleolítico que cazaban y recolectaban en su búsqueda de alimento. Durante el Neolítico, se desarrollaron pequeños núcleos rurales en los márgenes de los ríos. Existen también villas romanas agrícolas, como las de Casa de Campo, Carabanchel y Villaverde que situaban cerca de las calzadas romanas. Y es ya indudable que también los visigodos transitaran por la zona. Sin embargo, no hay evidencias aún de que existiera una ciudad como tal antes de la llegada de los musulmanes.

Madrid está situado en el centro de la Península Ibérica y era por tanto cruce de caminos hacia ciudades importantes de aquella época, como las vías que unían Segovia-Titulcia, Titulcia-Alcalá, o Alcalá-Segovia. Además, está en una zona alta, junto al río Manzanares, y con excepcionales vistas a la Sierra de Somosierra. Su localización geográfica era excelente y contaba con innumerables recursos naturales necesarios para la subsistencia.

Fue el Emir de Córdoba, Muhammad I (850-866), quien ordena levantar en un cerro del margen izquierdo del río Manzanares, un castillo fortificado que formaba parte de una red defensiva de atalayas y castillos de la zona fronteriza llamada Marca Media, para proteger de los ataques de los reinos cristianos del Norte a Toledo, capital en tiempos visigodos.

Dibujo fantástico que nos permite imaginar como pudo ser la construcción del castillo árabe de Madrid, imagen sacada del libro:"Historia de la Villa y Corte de Madrid" por Jose Amador de los Ríos. Madrid 1861


La fundación de Madrid se debe entonces a razones políticas, militares y estratégicas. La red defensiva de atalayas y fortalezas controlaba los pasos y puertos de Somosierra y Guadarrama y trataba de disuadir a las tropas cristianas de no acercarse a Toledo. En el caso de que intentaran atacar, las torres-vigías se comunicaban entre sí durante el día mediante humo y con hogueras durante la noche, avisando con antelación de la ofensiva cristiana.

Imagen sacada del libro: "Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid. Volumen 1. De la Prehistoria al Renacimiento". Fundación Caja Madrid. Octubre 2005

Varias atalayas musulmanas se conservan en nuestros días, Torrelodones, El Berrueco, Venturada, entre otras.


El castillo fortificado o alcázar estaba habitado por soldados, y ocupaba el lugar donde actualmente se encuentra el Palacio Real. Junto a él, se instaló un núcleo de población urbana que abastecía a los soldados de alimentos y otros servicios. Nace entonces una ciudad árabe o medina, que estaba amurallada y que recibiría el nombre de Mayrit. Pero esto, será otra historia…

Fuentes:
Historia y Desarrollo de la Ciudad de Madrid: http://www.nova.es/~jlb/mad_es01.htm
El Madrid Medieval: http://elmadridmedieval.jmcastellanos.com/

3 comentarios:

  1. Un artículo de gran calidad, enhorabuena y gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. Hola Jembres

    Muy buen resumen de estos principios de Mayrit.
    Qué pena, últimamente vuelvo a tener problemas con las imágenes, sólo veo la reseña. No veo el dibujo fantástico (que me interesaría mucho) ni la imagen siguiente. Las atalayas sí las veo. Esto me pasa por épocas.

    Un beso
    Anne

    ResponderEliminar
  3. Gracias Javi por animarme con el blog, eres lo mejor! Un besote

    Anne, te he mandado el dibujo a tu email. Esta historia es el comienzo, para poder continuar con tus queridas murallas de Madrid, je. Si lo juntaba, quedaba demasiado largo, uff. Muchos besos y a ver si nos vemos pronto

    ResponderEliminar